Higiene Oídos

Mostrando los 6 resultados

HIGIENE OIDOS

La higiene de los oídos es un conjunto de prácticas que se realizan para mantener limpios y saludables los conductos auditivos externos y evitar problemas relacionados con la acumulación de cerumen u otros elementos. A continuación, te presento una descripción de la higiene de los oídos:

  1. Limpieza superficial: La limpieza regular de la parte externa del oído se puede hacer utilizando un paño suave y limpio para eliminar el polvo y la suciedad. No es recomendable introducir objetos como hisopos de algodón, ya que pueden empujar el cerumen hacia el interior y causar obstrucciones.
  2. Evitar el exceso de cerumen: El cerumen (o cera) es una sustancia cerosa y pegajosa producida naturalmente por las glándulas en el conducto auditivo externo. En condiciones normales, el cerumen ayuda a mantener limpio y lubricado el canal auditivo, además de protegerlo de bacterias y otros elementos. Sin embargo, en algunas personas, puede producirse un exceso de cerumen, lo que puede provocar bloqueos y afectar la audición. Si esto ocurre, se puede consultar a un profesional de la salud para su eliminación segura.
  3. No usar objetos extraños: Nunca se deben introducir objetos pequeños, como hisopos de algodón, palillos o clips, en el oído para limpiarlo. Estos objetos pueden dañar el canal auditivo, empujar el cerumen más profundamente o perforar el tímpano, lo que puede causar problemas auditivos graves y hasta infecciones.
  4. Secado después del agua: Después de nadar o ducharse, se recomienda secar suavemente los oídos con una toalla o inclinar la cabeza hacia un lado para permitir que el agua salga del canal auditivo.